Como afecta el alcohol en la perdida de grasa y en la ganancia de masa muscular

El alcohol tiene un alto contenido calórico, da 7 kcal por gramo. En bebidas preparadas o mezcladas pueden contener la misma cantidad calórica que una comida, pero sin los nutrientes. Así que hay que poner atención en la mezcla de alcohol con jugos, refresco, jarabes o licor que añaden más calorías acumulándose muy rápido en tejido adiposo y tejido visceral.

Disminuye la funcionalidad del hígado y la capacidad de oxidar la grasa. Cuando ingerimos alcohol los niveles de acetato aumentan y nuestro cuerpo quema al acetato para obtener energía en lugar de oxidar las grasas que se encuentran en tejido adiposo; por lo que además de añadir calorías impide la oxidación de grasa ya existente.

También el cuerpo pierde la habilidad de absorber los nutrientes importantes tales como: proteínas, vitaminas y minerales y no solo eso, sino que también da lugar a una deshidratación que puede durar hasta 3 días.

En ganancia de masa muscular, el alcohol inhibe la secreción de hormona de crecimiento, reduce los niveles de testosterona en sangre, hormona que participa en gran medida en procesos anabolizantes naturales de desarrollo muscular. Además, que incrementa la secreción de cortisol, recordemos que es una hormona de estrés que actúa como reductor muscular (catabólico).

Las consecuencias por el consumo de alcohol pueden sentirse durante varios días después de su ingesta cuando realizas actividad física. Hay estudios que demuestran que el alcohol reduce el desarrollo y la fuerza muscular de forma prolongada.

Recomendaciones:

  • Comer antes de beber
  • Tome despacio
  • Tomar agua natural durante y después del consumo de alcohol
  • Elegir bebidas con menos calorías (whisky, brandy, coñac, vodka, ron, vino, champagne, tequila y mezcal)
  • Verificar la porción
  • Porción para mujer 1 bebida y para el hombre 2 bebidas por día
  • Evitar las bebidas mezcladas y coctelería

Conclusiones:

El alcohol y el deporte no son buenos aliados, obstaculiza el desarrollo muscular y la regeneración, además que deshidrata el cuerpo y es almacenado muy rápido como grasa corporal.